Aunque el envejecimiento es parte del proceso natural de la vida y todos llegarán a esta etapa de un momento a otro, hay quienes quieren luchar contra este escenario poniendo en práctica cualquier consejo o método que le garantice retrasar el envejecimiento.

En internet se pueden conseguir miles de recomendaciones, pero estas solo darán resultados si se cumplen al pie de la letra y se establece un ritmo de vida cónsono con esta meta.

El envejecimiento no es evitable, pero sí puede prevenirse su aparición prematura siguiendo estos consejos.

La importancia de mantener unos buenos hábitos

Una vida llena de excesos es el primer agente causante de la aparición prematura del envejecimiento, por eso, es importante mantener desde temprana edad una buena rutina de vida, hábitos alimenticios sanos y hacer ejercicios de manera constante.

Los estudios médicos confirman que más del 20? los pacientes que llegan a consulta presentando enfermedades y problemas de salud propios de la tercera edad y que apenas están entrando a los 50 años, tienen como principal antecedente una vida de excesos, con ingesta de alcohol, pocas horas de descanso, una vida agitada sin tan siquiera 5 horas semanales de ejercicios básicos.

En este sentido, no es descabellado establecer la premisa de que una vida con buenos hábitos, tanto alimenticios, de ejercicios, laborales y personales, es sinónimo de un buen estado corporal y del retraso de la aparición de los síntomas de la vejez.

En este punto es necesario tener en cuenta que los cambios no solo se deben dar en un solo aspecto de la rutina diaria, sino desde todos los sentidos posible, recuerda que el cuerpo y la mente son partes de un todo y si ambos no están en sincronía nada será posible. A continuación, se muestra una lista de hábitos que se pueden poner en práctica.

Alimentación

Aquí es donde debe darse el principal cambio. “Somos lo que comemos” tiene mucho que ver, por eso la eliminación de excesivas cantidades de carbohidratos, grasas y azúcares es primordial.

En cambio, los vegetales deben convertirse en parte primordial de la dieta, las grasas naturales, carnes blancas, proteínas provenientes de los granos, y las frutas. Algunas de las dietas alimenticias más recomendadas para prevenir el envejecimiento son la dieta vegana y la mediterránea, ambas contienen alimentos que controlan los marcadores corporales que aceleran este proceso.

Dicho de forma más clara, se recomienda comer más verduras, frutas, preparar alimentos con aceite de oliva, ingerir frutos secos y los pescados azules, todos estos alimentos ayudan a prevenir el envejecimiento.

Deportes

Es sencillo, hacer ejercicio mantiene el cuerpo sano y en óptimas condiciones, por ello otro de los hábitos que hay que establecer son rutinas de ejercicios y actividades deportivas para mantener el organismo en movimiento.

Caminar o trotar durante unos 45 minutos diariamente lidera el ranking de ejercicios a realizar de forma constante para evitar las señales prematuras del envejecimiento, y dependiendo de la edad, esto se alterna con otras rutinas como el levantamiento de pesas, cardio o correr.

El deporte sumado a la alimentación hace una doble perfecto en el combate contra el envejecimiento antes de tiempo.

Descanso consciente

Pasar más de ocho horas diarias en la oficina, sentados, y luego descansar solo cinco no es una buena idea. El cuerpo necesita relajarse de todo el estrés cotidiano, lo normal y justo es que se dediquen 8 horas continuas para descansar, es decir las horas para dormir deben respetarse, no pasar de las 9 de la noche.

Las jornadas laborales extensas se tienen que regular, si bien el horario de trabajo establece seis horas, se pueden destinar lapsos de 15 minutos para levantarse de la silla, caminar, estirar las extremidades y descansar la vista del brillo del ordenador.

Las actividades extras como ir al parque, pasear, ver una película en el cine y compartir momentos de calidad con la familia y amigos forma parte de las rutinas de descanso, porque sirven para que el cuerpo se oxigene después de  tanto ajetreo en la semana.

Joven por dentro y por fuera

Las primeras señales del envejecimiento suelen aparecer de forma externa, la piel arrugada, el rostro cansado, ojeras, entre otras. Aunque esto se señal de no llevar un ritmo de vida pausado, es necesario poner en práctica algunas rutinas de belleza que ayudan a prevenir esto.

El uso del protector solar es básico, tanto para hombres como mujeres, también la aplicación de cremas hidratantes. En el caso de las mujeres, deben usar religiosamente desmaquillador antes de irse a dormir porque los residuos del maquillaje son los principales causantes de la aparición de las patas de gallo.

Los médicos ayudan

Además de las acciones que de forma autónoma se pueden poner en práctica, la ayuda de los médicos y expertos en el tema también es beneficiosa cuando se quiere atacar los síntomas de la vejez. Existen clínicas que se dedican a ayudar a sus pacientes a tener una larga vida donde la vejez llegue a su debido momento. Este tipo de centros combinan el uso de químicos de mínimo impacto, con la definición de una rutina de vida activa y sana.

Por ejemplo, se establecen tratamientos de hormonas naturales que activan la longevidad atacando así el envejecimiento. Terapias IV vitamina, desintoxicación natural y tipo IV, terapia de glutatión, plaquex, vitamina C, quelación, goteo de energía IV, reemplazo hormonal y toda una serie de procedimientos médicos que previenen de forma efectiva la aparición temprana de la vejez.

La vejez más que es una edad, es un estado mental y corporal, por eso muchas veces es común ver a personas relativamente jóvenes con decenas de enfermedades y problemas de salud. Pero también es normal encontrarse con individuos de avanzada edad con un estado de salud óptimo y una condición física envidiable.

Todos estos consejos son avalados por expertos y personas que durante gran parte de su vida los han puesto en práctica alcanzando los resultados deseados.

Recuerde que ninguna de estas recomendaciones funcionarán sino se aplican de forma integral, de nada vale comer bien sin llevar una rutina de ejercicios, y o tener estos dos primeros y que la rutina laboral consuma todas sus fuerzas.

[Total:0    Promedio:0/5]