Ultima actualización:

El hígado es un órgano especializado en limpiar toxinas, además de otras funciones que por su condición ejerce sobre la estructura molecular del cuerpo, como fabricar bilis, facilitar la digestión de las grasas, eliminar y producir hormonas, absorber vitaminas y almacenar glucógeno. Por lo tanto, la aplicación de azufre para el higado sería beneficioso, pues este mineral ayuda a fortalecer la función depurativa del referido órgano hepático.

De igual manera, utilizar azufre para proteger el higado es esencial, debido a que diariamente el organismo está expuesto a un mundo de sustancias tóxicas, causadas por la ingesta alimentaria y por productos de orden farmacológico y nutricional, que contribuyen a contaminar el cuerpo, y por ende a desestabilizar la salud.

Asimismo, el azufre para tratamiento de higado es importante, porque a pesar de ser una molécula con un olor desagradable, actúa como un imán que atrae lo más dañino, librando al organismo de sustancias perjudiciales, incluyendo las toxinas por metales pesados y las producidas por los radicales libres.

Por otra parte; es muy cierto que el hígado, es una especie de estancia donde se fabrica el colesterol para la producción de sales biliares, que son importantes para la digestión y la absorción de las grasas, y al utilizar el azufre, pudiéramos beneficiarnos al tener por ejemplo;

Un hígado libre de grasa

La acumulación de grasa en el higado, genera en la mayoría de las ocasiones lesiones graves, que conllevan a condiciones hepáticas peligrosas, como la hepatitis grasienta y la cirrosis, causada por ciertos factores, como el consumo excesivo de alcohol, la obesidad, el colesterol alto y la diabetes.

En este sentido, hacer uso de suplementos que contengan aminoácidos azufrados, contribuye a fortalecer la estructura molecular del cuerpo, porque da lugar a un trabajo de limpieza eficiente que libera al higado de futuras inflamaciones, y por ende de enfermedades relacionadas con este tipo de trastornos.

Un hígado con bilis saludable

La bilis que es una sustancia de color amarillento amarronado,  de sabor amargo, y cuya función es digerir las grasas, se mantiene presente equilibradamente en el hígado, el único órgano donde ocurre una biosíntesis predominante de este ácido tan necesario para la excreción del colesterol abundante.

No obstante, al presentarse la carencia de azufre, el mismo no trabaja normalmente en la liberación de las grasa, y por tanto la bilis se ve afectada y no permite la formación del sulfato de colesterol y sulfato de vitamina D3, dos tipos de azufres que son necesarios para compensar un exceso de ingesta dietética de colesterol.

Un hígado con tejido hepático firme

El tejido hepático puede sufrir daños por la presencia de los radicales libres, obligando a las células de dicho órgano; denominadas hepatocitos a metabolizarse, mientras elimina las sustancia tóxicas, sin embargo, una carencia de azufre puede afectar esta función, y por ende causar que  los átomos no alcancen su estabilidad electroquímica.

Por tal razón, nuestro cuerpo comienza a desestabilizarse inmunológicamente, y el hígado empieza desatar una serie de trastornos  que tienen que ver con un colesterol descontrolado, la aparición de la hepatitis, las inflamaciones recurrentes y el reflujo biliar.

Otras consideraciones

Una de las recomendaciones sobre el tratamiento de azufre para mantener un hígado saludable, es recurrir a la ingesta alimentaria que contenga este mineral, como; las carnes, huevos, quesos, verduras, legumbres, y frutos secos.

Dentro de este planteamiento, es necesario que se estabilice cualquier carencia de azufre en el organismo, con el acompañamiento del Metilsulfonilmetano (MSM), un compuesto orgánico de azufre con propiedades antioxidantes que tienen la capacidad de neutralizar la inflamación, y de atender cualquier complicación médica que se produzca a nivel hepático.

Así pues, el uso de suplementos nutricionales con glutatión, también favorecen la salud del hígado, debido a su poder antioxidante al descomponerse en glutamato libre, entre tanto, beneficia a cada célula presente en el cuerpo.

Por lo tanto, el hígado es un órgano importante de nuestro cuerpo, y si queremos mantener una salud estable, debemos cuidar la carencia de este mineral que pudiera presentarse en ciertas ocasiones, por lo cual, debemos estar vigilantes ante ello.

[Total: 0    Average: 0/5]